• 350 gr. de arroz
  • 200 gr. de carne picada de cordero
  • 1 tacita de almendras tostadas (picadas o fileteadas)
  • 1 cebolla
  • 3 dientes de ajo
  • 1 cucharadita. de curry
  • 1 guindilla
  • 4 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 ramita de perejil
  • Sal y pimienta

Salpimentar la carne y reservar.

Por otra parte, en una cazuela de barro con aceite caliente, rehogar los ajos bien picaditos,  agregar la cebolla en brunoise y sofreír  junto con la guindilla.

Retirar la guindilla e incorporar la carne.

Sofreír unos minutos, removiendo, con una cuchara de madera, para que se impregne bien del sofrito al tiempo que se hace de forma homogénea.

Disolver el curry en un vasito de agua, añadirlo a la cazuela, cocer durante 1 minuto y agregar el arroz con la mitad de las almendras.

Rehogar todo un par de minutos, completar la cantidad de agua recomendada por el fabricante (por lo general de dos a dos veces y media el volumen de arroz), remover para mezclar bien todos los ingredientes, rectificar de sal si fuera necesario y dejar a fuego medio unos 20 minutos.

Retirar y echar por encima el perejil picadito y el resto de las almendras.