• 500 grs de harina
  • 12 grs de levadura fresca
  • 100 grs de aceitunas verdes deshuesadas
  • 1 vasito de aceite de oliva
  • 2 ramitas de romero fresco
  • Una pizca de sal

Tamizar la harina en un cuenco grande. Hacer un hueco en medio a modo de volcán y verter ahí la levadura disuelta en agua tibia, el aceite y una pizca de sal.

Mezclar todo hasta integrar bien todos los ingredientes.

Sobre una superficie plana, echar una cucharada de harina sobre la que se vuelca la mezcla anterior para amasarla enérgicamente con los nudillos, extendiendo y plegando repetidas veces. Añadir las aceitunas y el romero picaditos y dejar reposar durante dos horas en un lugar tibio y húmedo.

Cuando la masa haya subido, hasta doblar su volumen,  amasar de nuevo, cortar en cuatro partes, y trabajar cada trozo por separado  durante unos minutos para sacarle el aire.

Cubrir la bandeja del horno con papel vegetal, partir formando cuatro bolas, colocarlas en la bandeja y aplanar con la palma de la mano.

Meter en el horno y dejar ahí, unos 10 minutos, hasta que suba de nuevo.

Poner el horno a temperatura media alta, 200º aproximadamente,  durante 25 minutos