• 250 de pasta para espagueti
  • sal
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen
  • 1 cucharada de salvia fresca picada

Poner dos litros de agua en una olla amplia y llevar a ebullición

Cuando haya hervido, agregar la sal, meter en ella la pasta, y remover con cuidado para que no se apelmace y el agua la cubra por completo

Llevar nuevamente a ebullición, bajar a fuego moderado y dejar unos 10 minutos

Recordar que, una vez que comience a hervir, no debe removerse para que no se deshaga

Cuando la pasta se haya guisado, escurrir, echar agua fría para detener la cocción, y regar con las hojas de salvia bien picaditas y el aceite de oliva