• 250 ml de leche
  • 2 cucharadas de gofio
  • 1 cucharada de miel
  • 1 palito de canela
  • la piel de un limón

Poner a hervir la leche con la canela y la cáscara de limón entera

Cuando haya hervido, echar la miel y remover para mezclar

Echar el gofio en un tazón y verter la leche sobre él, si se desea que forme grumitos, o batir con la cuchara,  si se prefiere diluido