• 1 manojo de rúcula fresca
  • 500 grs de queso tierno de cabra
  • 2 cucharadas de miel de palma
  • Sal
  • Aceite de oliva virgen
  • 75 grs de nueces

Lavar cuidadosamente la rúcula, quitar los tallos y escurrir bien

Colocar en una ensaldera, echar la sal y remover con dos cucharas de servir, desde los bordes hacia el centro

Cortar el queso en daditos medianos y colocarlo sobre el lecho de rúcula

Regar con dos cucharadas de aceite

Echar la  miel de palma y por ultimo las nueces