• 500 grs de pollo deshuesado
  • 2 dientes de ajo
  • Nuez moscada
  • Pimienta blanca molida
  • 2 cebollas medianas
  • 1 tomate maduro
  • 2 zanahorias
  • Sal
  • Aceite
  • 1 vasito de vino blanco
  • Caldo de pollo o carne

En un bol amplio, mezclar la carne de pollo bien molida, con una pizca de sal, nuez moscada, un diente de ajo muy picadito y un pellizco de pimienta blanca y dejar macerar por un par de horas como mínimo

Pasado este tiempo, poner al fuego una cacerola con un vasito de vino blanco y un vaso de caldo

Con dos cucharas, ir tomando pequeñas cantidades de carne y, formando bolitas bien apretadas, echar en la cacerola cuando este hirviendo

Por otro lado, poner dos cucharadas de aceite en una sartén y pochar en ella las cebollas cortadas en cuadritos muy pequeños

Cuando la cebolla esté transparente, agregar el tomate rallado y dejar a fuego bajo unos minutos, antes de echarlo a la olla con las albóndigas

Pelar las zanahorias, cortarlas en cuadritos pequeños y agregar también al guiso

Bajar a fuego lento y dejar cocer tapado durante 20 minutos