• 500 ml de leche
  • 2 cucharadas de mantequilla
  • 4 huevos
  • 200 grs de azúcar
  • 1 ramita de canela
  • 1 limón
  • 2 cucharadas de harina
  • 2 cucharadas de maicena
  • Canela molida

En un cazo amplio, poner a hervir dos tercios de la leche aproximadamente, reservando un poco para disolver en ella la maicena.

Agregar la ramita de canela, la mitad del azúcar y la piel del limón, teniendo cuidado al pelarlo que no salga partes blancas gruesas, pues amargarían.

Cuando haya hervido, apartar y reservar mientras se enfría un poco.

En la leche fría que se reservó previamente, disolver la maicena, mezclar con las yemas de los huevos y unirla a la leche aromatizada, que ya estará templada

Por otro lado, poner la mantequilla en una sartén al fuego y, cuando se ablande, incorporar la harina, removiendo cuidadosamente, hasta integrar completamente

Agregar la mezcla antes preparada con las leches, y continuar removiendo, a fuego bajo, hasta que espese completamente.

Cuando haya tomado la consistencia de una bechamel espesa, apartar, volcar en una bandeja de bordes bajos y dejar enfríar totalmente.

A ser posible, después de fría, meter en la nevera unas horas para cortarla mas facilmente

Una vez fría y endurecida la masa, cortar en la forma deseada, rebozar, primero en harina y luego en clara de huevo batida y freír en abundante aceite a fuego moderado

Colocar sobre papel absorbente y espolvorear con azúcar y canela