• 300 grs de gambas peladas
  • 2 dientes de ajo
  • 1 guindilla
  • 1 vasito de aceite

Pelar y limpiar bien las gambas y reservar

Por otro lado, pelar los ajos, cortar en láminas y sofreir en una sarten o cazuelita de barro, con el aceite de oliva bien caliente

Echar las gambas en cuanto los ajos empiezan a dorar

Limpiar la guindilla, quitándole las semillas y la venita blanca del interior, y agregarla a las gambas

Remover cuidadosamente, apartar y servir bien caliente