• 1 litro de leche
  • 300 grs de azucar
  • 1 palito de canela
  • La corteza de un limón
  • 1 cucharada de canela molida
  • 3 claras de huevo

Poner en un cazo al fuego, la leche, con el palito de canela y la corteza de limón 

Añadir poco a poco la mitad de azúcar, removiendo para que se integre bien, y llevar a ebullición

Mientras tanto, poner las claras con el resto del azúcar al baño maria, a unos 60º, hasta que, tomando un poco entre los dedos, comprobemos que se ha fundido el azúcar completamente con las claras

Batir a punto de nieve e incorporarles  lentamente la leche, mezclando con cuidado, no batiendo,  para que quede bien ligado sin que las claras lleguen a bajarse

Tanto  poner las claras al baño maría como añadir la leche caliente,  se pretende pasteurizar el huevo para evitar contaminaciones y  minimizar los riesgos de los huevos crudos. Pero en ambos casos, se debe extremar la precaución para que no se nos cocinen

Una vez mezclado, dejar enfriar y meter en la nevera al menos unas horas para servir bien fría y espolvoreada con canela