• 1 lámina de masa de hojaldre
  • 2 cucharadas de azúcar

Extender la lámina de hojaldre sobre la tabla de cocina, y cortar en tiras de unos 15 cm de ancho

Cortar luego éstas  en triángulos

Tomar un triángulo, y comenzando por la base, ir enrolando sobre si mismo, no mas de de tres vueltas

Tomar los extremos y doblar hacia el centro

Colocar sobre la rejilla de horno forrada con papel vegetal, dejando una separación de cinco o seis cm entre cada uno de ellos

Echar  dos cucharadas de azúcar en media tacita de agua, disolver bien y barnizar toda la superficie con un pincel

Colocar la rejilla sobre la bandeja y meter al horno, precalentado a 170º, durante unos 25 minutos