• 100 grs de mantequilla
  • 100 ml de leche tibia
  • 15 grs de levadura de panadería
  • 1 cucharada de azúcar
  • Sal
  • 300 grs de harina
  • 1 huevo
  • 1 limón (solo la ralladura)
  • Miel
  • Canela
  • 2 cdas de mantequilla clarificada
  • Almendra picada

Mezclar la levadura con la leche tibia y dejar fermentar unos minutos

Mientras tanto, poner la mantequilla en pomada en el microondas o al baño maría, y en frío añadir el azúcar y el huevo completo y mezclar todo

Agregar la leche con la levadura e integrar todo

Incorporar la harina tamizada, y la ralladura de limón, y mezclar hasta integrar totalmente

Cuando la masa esté perfectamente mezclada, echar una buena cantidad de harina en la encimera, volcar sobre ella la masa, y amasar enérgicamente con las manos y los nudillos hasta lograr una masa elástica, lisa y uniforme

Hacer una bola, colocar en un bola, tapar con un paño y dejar levar en un sitio tibio y húmedo unas dos horas hasta doblar su volumnen

En este punto, volcar sobre el poyo enharinado y amasar nuevamente para quitar el aire y estirar la masa de forma rectangular

Cubrir toda la masa con la canela, cortarla en tiras rectangulares de unos 12 cm de ancho y dividir cada tira en dos rectángulos

En cada rectángulo, echar un chorrito de miel y enrollar sobre si mismo, comenzando por la parte mas ancha para acabar por la parte en pico

Colocar los rollitos, en una fuente de horno de bordes altos, untada con mantequilla, dejando una separación de unos 10 cm entre ellos

Tapar con papelo film y dejar reposar hasta que nuevamente doblen volumen

Barnizar con la mantequilla clarificada y meter al horno, previamente calentado, a180º, durante unos 30 minutos

Cuando se vea la superficie de color dorado, apartar, y aun calientes, regar con miel y echar  un  poco de almendras picadas por encima