• 1 lámina de masa de hojaldre
  • 2 cucharadas de azúcar
  • Caramelo

Cortar el hojaldre en tiras de unos 12x3cm, aproximadamente

Para formar los lacitos, tomar dos de estas tiras, torcer los dos a la vez, sin apretar ni forzar, para que el hojaldre quede crujiente, y colocar sobre la rejilla del horno cubierta con papel vegetal

En media tacita de agua, echar las dos cucharadas de azúcar, mezclar muy bien hasta disolver y, con un pincel, barnizar toda la superficie de los lacitos

Colocar la rejilla sobre la bandeja, y meter al horno, precalentado a 170º, durante unos 15 minutos

Cuando los hojaldres se vean doraditos, extraer con cuidado y, aun calientes, regar cada uno con un chorrito de caramelo