• 350 grs de harina
  • 100 grs de azúcar
  • 1 cucharada de levadura de panadería
  • Sal
  • 1 tacita de leche tibia
  • 125 grs de mantequilla
  • 1 huevo
  • 1 limón, solo la ralladura
  • 100 grs de pasas
  • 50 grs de nueces
  • 2 cucharadas de mantequilla clarificada
  • Azúcar glas

Mezclar la levadura con la leche tibia y dejar fermentar unos minutos

Mientras tanto, poner en un bol la mantequilla a punto pomada, pero fría

Añadir el huevo completo, agregar la leche con la levadura, el azúcar y mezclar bien

Incorporar la harina tamizada y la ralladura de limón y unir bien todo con la espátula

Cuando estén bien integrados todos los ingredientes, esparcir una buena cantidad de harina sobre el poyo, volcar sobre ella la masa y amasar bien con las manos y los nudillos hasta conseguir una masa lisa, elástica y suave

Hacer con ella una bola, colocarla dentro de un recipiente amplio, tapar con papel film y dejar reposar en un sitio cálido y húmedo, hasta doblar su volumen

Cuando haya levado, en el mismo recipiente, agregar las nueces y pasas y amasar para sacar el aire y bajar la masa

Enharinar nuevamente la encimera, y estirar la masa dándole forma rectangular

Cortar la masa en tiras de 6 o 7 cm y enrollarlas, sobre si misma, formando una espiral que se cierra metiendo el extremo por debajo del bollito resultante

Barnizar toda la parte superior con mantequilla clarificada y dejar dentro del horno, aun frío, hasta que leven nuevamente doblando su volumen

En este punto, poner el horno a 180º y dejar unos 25 minutos, hasta dorar

Una vez fríos, espolvorear con azúcar glass