• 1 lámina de masa de hojaldre
  • 1 manzana
  • 2 cucharadas de azúcar
  • 1 pizca de canela
  • Limón
  • caramelo

Pelar la manzana, cortar en cuatro cuartos, y estos en láminas lo mas finas posible

Poner en un recipiente con unas gotas de limón, el azúcar y una pizca de canela y dejar así para que se ablanden hasta hacerlas flexibles

Cuando las manzanas se hayan hablandado lo suficiente como para que se puedan moldear, colocar la masa de hojaldre sobre la tabla y cortar tiras de unos 5 cm de ancho, es suficiente conque sean un poco mas anchas que las láminas de manzana

Colocar las manzanas, una junto a otra, a lo largo de cada tira

Enrollar sobre si mismas, en espiral, unir el extremo al final, y colocar sobre la rejilla del horno forrada con papel vegetal

Continuar del mismo modo, con el resto de masa y manzanas, dejando una separación de cinco o seis cm entre cada uno de los pasteles al colocarlos sobre la rejilla

Con ayuda de un pincel, barnizar toda la superficie, con el almíbar que se formó de macerar las manzanas, al fundirse el azúcar con el jugo de las manzanas

Colocar la rejilla sobre la bandeja y meter al horno, previamente calentado, a 170º, durante unos 20 minutos

Cuando se vean de color dorado intenso, sacar, y aun calientes, rociar con un chorrito de caramelo