• 500 grs de harina
  • 10 grs de levadura fresca
  • 400 ml de leche
  • 50 grs de mantequilla
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de azúcar
  • 1 huevo

Poner en un cuenco la harina, la sal y el azúcar

Añadir la mantequilla cortada en trocitos y la levadura diluida en la leche tibia

Remover bien la mezcla, con una cuchara de madera o espátula, evitando que se formen grumos

Sobre una superficie enharinada, volcar la masa y amasar enérgicamente con los nudillos y las palmas, plegándola y estirándola varias veces durante al menos diez minutos

Cuando hayamos conseguido una masa firme, lisa y elástica que ya no se pega en las manos, formar una bola,  trasladarla a un cuenco, taparla con un paño y dejarla reposar  en un sitio tibio y húmedo, unas dos horas para que leve 

Cuando haya subido hasta doblar su volúmen, amasar nuevamente para sacar el aire y cortar varios trozos de unos 60º grs, darles forma de bola,  y colocarlos sobre una bandeja de horno

Tapar con un paño, y dejar reposar unos 30 minutos mas para que suban nuevamente

Antes de meter al horno, derretir una o dos cucharads de mantequilla  y barnizar  toda la superficie de los panecillos

Hornear a 170º durante unos 25 minutos