• 300 grs de bacalao desalado
  • 300 grs de cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 2 cucharadas de mantequilla
  • 4 cucharadas de harina
  • 250 ml de leche
  • Nuez moscada
  • Pimienta molida
  • 3 huevos
  • Pan rallado

Poner la leche en una cacerola y cuando este hirviendo, añadir el bacalao, bajar a fuego moderado y dejar así durante unos tres minutos

Apartar y dejar enfriar

Mientras tanto, derretir la mantequilla en una sartén, y sofreír en ella la cebolla, cortada en cuadritos lo mas pequeño posible

Cuando la cebolla se vea transparente, poner a fuego bajo, echar la harina y remover apenas un minuto

Retirar la sartén del fuego y añadir la leche con el bacalao desmigado

Partir los huevos, reservar las claras y echar las tres yemas a la sartén

Incorporar también los ajos bien machacados, media cucharadita de nuez moscada y una pizca de pimienta ,y remover todo

Poner nuevamente a fuego moderado y, sin dejar de remover, dejar unos 10 minutos, hasta que la mezcla espese

Si se observa que la bechamel esta demasiado blanda, hacer un hueco en el centro, echar en él un poco mas de harina, y remover para integrarla al resto de la masa

Cuando la masa se separa perfectamente de los bordes de la sartén, apartar y dejar enfriar

A la hora de formar las croquetas, poner el pan rallado en un plato y en otro las claras de huevo bien batidas

Con dos cucharas, tomar pequeñas cantidades de masa, formar las croquetitas y pasarlas, primero por el huevo batido y luego por el pan rallado, empanando bien, y dejar unas horas en la nevera antes de freirlas en abundante aceite caliente