• Sardinitas frescas medianas
  • Sal
  • Pimienta molida
  • Limón
  • 2 cucharadas de harina
  • Aceite para freir
  • Cilantro fresco

Descamar y eviscerar las sardinas

Para sacar los filetitos, tomar la sardina con una mano y, con la otra, tirar con suavidad de la cabeza Como tratando de unirla al vientre

Cuando se separa un poco el cuello, meter el dedo pulgar entre la columna y la carne, y deslizarlo hacia la cola, al tiempo que vamos separando la carne del espinazo

Cuando se ha desespinado la última sardina, echar un poquito de sal Y pimienta y espolvorear con la harina

Por otro lado, poner a calentar una sartén con abundante aceite y freír en ella las sardinas, sin sobrecargar en exceso la sartén para que mantenga el calor fuerte. Si se intenta freír muchas cantidad de una vez, esto hará que baje la temperatura del aceite con lo que no quedaran crujientes

Apartar a un plato con papel absorbente para quitar el exceso de aceite

servir calientes con un chorrito de limón y cilantro picadito por encima