• 250 ml de nata
  • 1 manojo de hierbabuena
  • 100 gs de azúcar
  • 1 limón

Poner en una cazo al fuego 125 ml de agua (medio vaso) y llevar a ebullición

Mientras tanto, lavar bien la hierbabuena, quitar las hojas, y echarlas, con la piel del limón, en el agua cuando esté hirviendo

Dejar que hierva nuevamente, apartar, retirar la piel de limón, y licuar las hojas junto con el agua

Pasar por un colador de tela y echar nuevamente el líquido resultante en el cazo con el azúcar, y poner a fuego moderado hasta convertirlo en un almíbar denso

Cuando tengamos la reducción de hierbabuena, apartamos y dejamos enfriar

Por otro lado, montar la nata en un bol, preferiblemente de acero inoxidable y frío

Agregar1 cucharada de zumo de limón y la reducción de hierbabuena cuando este fría, mezclando con movimientos envolventes para evitar que se baje la nata, y meter en la nevera hasta el momento de servir