• 4 huevos
  • 1.500 grs de harina
  • 500 grs de azúcar
  • 250 grs de mantequilla
  • 1 sobre levadura
  • 2 naranjas
  • Aceite para freir

Partir los huevos en una taza, que tomaremos como medida para el resto de los ingredientes, y ponerlos en un bol amplio con  igual volumen de azúcar 

Agregar algo mas de la mitad de la harina tamizada junto con la levadura, y reservar el resto, que iremos incorporando a la masa a medida que lo necesite y con el amasado mas tarde

Echar también la ralladura  y el zumo de las naranjas y mezclar bien con la espátula o cuchara de madera

Cuando se hayan integrado bien todos los ingredientes, poner un poco de harina sobre una superficie lisa y limpia, echar sobre ella la masa y amasar enérgicamente con las palmas y los nudillos un buen rato, plegando y extendiendo y extendiendo  repetidamente hasta que resulte elástica y brillante

Formar una bola, colocar en un bol tapada con film transparente y dejar en la nevera al menos 12 horas

Pasado este tiempo se van tomando pequeñas porciones, que se estiran formando como unos churritos muy delgados, uniéndolos por los extremos para formar las rosquillas, y se fríen en abundante aceite caliente a fuego moderado

Una vez fritos, se colocan sobre papel absorbente para que se enfríen un poco

Mientras tanto, se prepara un almíbar ligero para lo que, en un cazo, se echan 150 ml de agua (medio vaso) con 3 cucharadas colmadas de azúcar y la ralladura muy finita de naranja, y se pone a fuego fuerte unos cinco minutos

Se reconoce que el almíbar está listo cuando al tomar un poco con la cuchara, dejándolo caer al cazo, se observa que forma como una gota algo espesa que recuerda como un hilo al caer (muerde)

Meter los rosquetes en al almíbar preparado, echar otras dos cucharadas de azúcar, y sacudir bien para que se impregnen por igual